Tratamientos de Botox

TOXINA BOTULÍNICA

¿Qué es la toxina botulínica?

Es una toxina producido por la bacteria Clostridium Botulinum. Su efecto paralizante sobre la musculatura, una vez que la toxina se ha podido dosificar y administrar en dosis muy pequeñas, se ha aprovechado para tratar contracturas musculares anormales como la tortícolis espasmódica (contracción de uno de los músculos del cuello), blefaroespasmo (contracción forzada de los párpados), estrabismos, etc. De su éxito en el tratamiento de estas y otras afecciones se dedujo que podría utilizarse también para evitar la acción de aquellos músculos de expresión que producen arrugas cutáneas. El Ministerio de Salud ha aprobado su uso con estos fines en Febrero de 2004. La toxina botulínica tipo A se conoce más popularmente como Botox, pero esto es únicamente la marca original, ya en el mercado existen otras marcas disponibles como son: SIAX, Vistabel®, Dysport®, Azzalure®, etc…

¿Cómo se aplica?

La toxina botulínica se inyecta directamente en los músculos que se desea paralizar. Para ello se debe diluir previamente e inyectar en cada zona a tratar mediante una aguja muy fina.

¿Cuáles son sus diferentes aplicaciones en nuestra clínica?

  • Eliminación de líneas de expresión
– Frente
– Entrecejo
– Perioculares (patas de gallo)
– Nasales (bonnie lines)
– Levantamiento de cejas
  • Tratamiento de la Hiperhidrosis (sudoración excesiva)
– Axilas
– Manos
  • Tratamiento de Migraña
  • Rinomodelación sin cirugía
  • Tratamiento Sonrisa Gingival
  • Rejuvenecimiento de cuello
  • Elevación de comisuras labiales

¿Cuándo aparece el efecto?

La toxina botulínica no produce un efecto instantáneo sobre los músculos que se pretende paralizar. Su efecto se comienza a evidenciar a los 3-4 días, para alcanzar su efecto total a los 7 a 15 días de la inyección.

 

Siguiente 

Nuestro Teléfono

(+506) 2228-2880

Whatsapp

(+506) 7083-7001

Nuestro Email

Redes Sociales